Las ventajas y beneficios de viajar para nuestro cerebro
Share

A casi todo el mundo le apetece viajar por estas fechas, ir a ver nuevos lugares, salir de la rutina, parar de trabajar y reponer fuerzas, y  a nuestros cerebros les gusta también, hay numerosos estudios que afirman que viajar es positivo también para nuestro cerebro ya que el cerebro se enriquece cuando se expone a nuevos estímulos y esto hace aumentar las conexiones sinápticas entre las neuronas. Con nuevas experiencias positivas o neutras, como percibir nuevos olores, sabores y colores, así como el tener que interactuar socialmente con otras personas, hacen que nuestro cerebro aumente su neuroplasticidad y se mejoran las funciones cognitivas.

Cuando hablamos de neuroplasticidad, nos referimos a la capacidad de nuestro cerebro de formas nuevas conexiones neuronales, y esto se realiza mediante las conexiones sinápticas, que son las que permiten la comunicación entre neuronas. Y es que hace tiempo se creía lo contrario, pero la realidad es que nuestro cerebro va cambiando, se van creando nuevas conexiones y se van destruyendo otras, normalmente por el paso del tiempo, y el hecho de viajar, atenúa el efecto de destrucción sináptica ya que viajando está constantemente activo y estimulado.

Las ventajas y beneficios de viajar para nuestro cerebro

Las ventajas y beneficios de viajar para nuestro cerebro

Incluso, además de crear nuevas conexiones, el viajar hace que aparezcan nuevas neuronas, porque esto sucede cuando se dan tres elementos: novedad, desafío y variedad, y el hecho de viajar cumple con los tres elementos.

Cuando practicamos turismo, independientemente del tipo que este sea, obligamos a nuestro cerebro a construir nuevos espacios mentales de los sitios en los que estamos, función que cumple el hipocampo.

Cuando el cerebro descubre nuevas sensaciones, como por ejemplo, las olfativas, se desarrollan nuevas sinapsis en el bulbo olfativo y la corteza adrenal. Viajar también estimula el hipotálamo, que es la región del cerebro principal en la coordinación de conductas tan básicas como mantener la temperatura corporal, la sensación de hambre y sed, etc.

¿Y viajar no tiene nada malo? Sí, pero es algo que no va asociado a viajar en autobús, y en general, a viajar a nivel nacional, y es el jet lag, que trastorna nuestro reloj biológico, por eso, viajar a lugares con diferente huso horario nos afecta al sueño, al apetito,  a la presión sanguínea….

Además viajando en autobús, se reduce muchísimo la posibilidad de pérdida del equipaje, no hay retrasos en las salidas como si puede pasar en el avión, y el precio de los billetes de autobús suele ser el más barato comparado con otros medios de transporte públicos relacionados con el turismo.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Síguenos en las Redes Sociales
Facebook
Twitter
Google Plus
Publicidad
Más Noticias de Autobuses