Disfruta de un viaje en autobús a Albarracín
Share

La localidad de Albarracín, situada en la provincia de Teruel, en la comunidad aragonesa, está considerada por muchos uno de los pueblos más bonitos de España. Esta localidad está considerada Monumento Nacional desde junio del año 1961, y en diciembre de 1996 recibió la medalla de oro al mérito en las bellas artes. Además, actualmente se encuentra propuesta por la Unesco para ser declarada Patrimonio de la Humanidad. Albarracín es una ciudad medieval que se asienta en el istmo y la península que forma el Río Guadalaviar y con una situación estratégica en cuanto a defensa, lo cual impulsó su importancia en el pasado y sus características.

El pueblo de Albarracín lo tendremos que visitar paseando a pie, ya que es casi imposible circular por sus callejuelas, y más si no conoces el entramado. Disfruta de este precioso pueblo turolense que está encaramado en la colina haciendo un viaje comprando tus billetes baratos de autobús en Autobuses.net. La localidad cuenta con un imponente cinto de murallas que culminan en el castillo del Andador. La parte antigua, la Ciudad, con sus casas colgadas sobre la hoz del río, es la más bonita. El Arrabal, es la otra parte, situada en la vega del Guadalaviar.

Disfruta de un viaje en autobús a Albarracín

Disfruta de un viaje en autobús a Albarracín

Desde lo alto del castillo tenemos un estupendo mirador sobre el pueblo. También desde abajo son perfectamente visibles las murallas del siglo XIII que recorren gran parte de la montaña adaptándose a la irregularidad del terreno y envolviendo Albarracín. El Castillo fue lugar de aposentamientos ya prehistóricos, y restos de cerámica indican que probablemente también los visigodos hubieran podido utilizarlo como residencia después de la invasión sobre los romanos. Fue a partir del siglo XI cuando cobrara relevancia de mano de los musulmanes. Si viajas este verano, debes saber que en julio y agosto hay visitas guiadas en el Castillo, que actualmente está en proceso de restauración.

En el interior del pueblo de Albarracín podemos disfrutar de abundantes monumentos, como la Iglesia de Santa María, la Catedral de Albarracín, el Palacio Episcopal y algunas mansiones señoriales, entre las que destaca la de los Monterde. Además está la popular casa de la Julianeta, que parece salida de un pincel cubista por sus líneas deformadas, la casa de la calle Azagra, la plaza de la Comunidad, la Ermita de San Juan y la pequeña y evocadora Plaza Mayor. Pero lo que más sorprende es su peculiar arquitectura popular, el trazado de sus calles adaptadas a la difícil topografía del terreno, con escalinatas y pasadizos y en el conjunto de su caserío de muros irregulares, de color rojizo, con entramado de madera, los bonitos soportales, etc.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Síguenos en las Redes Sociales
Facebook
Twitter
Google Plus
Publicidad
Más Noticias de Autobuses