El transporte de viajeros en autobús resiste
Share

El transporte de viajeros en autobús está resistiendo el desafío del tren y de las nuevas formas de competencia que van apareciendo. El primer modo de transporte público de pasajeros español es el autobús, que mueve a casi 3.000 millones de personas al año. Estas cifras representan dos de cada tres viajeros del transporte público interurbano o 1.134 millones de personas y el 60 por ciento de los usuarios urbanos con 1.651 millones. El autobús mantiene estas cifras millonarias pese a haber perdido 523 millones de viajeros entre los años 2007 y 2015. Parece que se ha invertido la tendencia, porque la leve recuperación del consumo interno ha devuelto clientes a la carretera en el segundo semestre de 2015 y parece anticiparse un crecimiento del sector en el año 2016.

Más de 3.400 empresas con casi 50.000 autobuses y 80.000 empleados explotan el transporte rey, que facturó 4.900 millones de euros en el pasado año 2015. Pero se han quedado por el camino más de 425 empresas y 14.000 empleados entre 2007 y 2015 debido a la crisis, la entrada de nuevos competidores y la caída de las subvenciones a las líneas deficitarias. Aunque la rebaja del precio del gasóleo y la subida del precio de algunos billetes han jugado en favor de la facturación, que apenas ha caído un 6 por ciento desde el año 2007.

El transporte de viajeros en autobús resiste

El transporte de viajeros en autobús resiste

También han influido los duros rivales que le han salido al autobús, y es que la pérdida de empleo ha dejado a muchos viajeros en sus casas. Otros han cambiado el autobús por BlaBlaCar o el tren. Y es que el AVE ha entrado a competir con el bus desde que en 2013 se lanzara una campaña de ofertas, con precios muy inferiores a su coste. Rafael Barbadillo, presidente de la Confederación Española de Transporte en Autobús denuncia que “en BlaBlaCar, buena parte de sus conductores realizan viajes a destinos muy demandados por ganar dinero, y no porque deban hacer el trayecto. Es un negocio encubierto que no paga impuestos e incumple la normativa del transporte. Nosotros tenemos demandada a la plataforma BlaBlaCar. En ambos casos es una competencia desleal.”

Por otro lado, la quiebra del sistema de subvenciones es un problema mayor para el sector. Y es que más del 80 por ciento de los ingresos proceden de las líneas regulares de viajeros, consideradas como un servicio público por la Ley del Transporte Terrestre de 1987, y explotadas mediante concesiones otorgadas por las tres Administraciones, que subvencionan las líneas deficitarias para mantener el servicio. Las empresas privadas aguantan las líneas deficitarias porque no pueden dejar sin servicio a poblaciones donde el autobús es el único modo de transporte público.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Síguenos en las Redes Sociales
Facebook
Twitter
Google Plus
Publicidad