¿Es seguro el autobús como medio de transporte?
Share

Cada vez que se produce un accidente de autobús nos planteamos si se trata de un medio de transporte seguro. Desde la Fundación Pons han comprobado que las cifras afirman que sí que es un medio de transporte seguro para la población. Y es que en el año 2014 fallecieron 26 personas en accidente de autobús, en 2013 sólo fueron 11. La media de los últimos 10 años es de sólo 17 fallecidos por año. Comparando con otros medios de transporte y según los datos del año 2014, es, con mucha diferencia, el que menos fallecidos tiene. Y es que en 2014 fallecieron 722 personas que viajaban en turismo, 287 en motocicleta, 160 en vehículos de transporte de mercancías, 75 en bicicleta y 53 en ciclomotor.

Estas cifras son muy similares a los países europeos de nuestro entorno y están por debajo de la media de la Unión Europea. Y es que desde hace unos años, todos los viajes de autobús tienen que cumplir unas medidas de seguridad muy estrictas. Todos tienen que llevar ABS, sistemas electrónicos de control de tracción, limitadores de velocidad máxima, cinturones de seguridad, estructura de seguridad que protege en caso de vuelco y un tacógrafo que registre que no se han superado los tiempos máximos de conducción o los mínimos de descanso, en los viajes de autobús.

¿Es seguro el autobús como medio de transporte?

¿Es seguro el autobús como medio de transporte?

En el año 2008 entró en vigor además la obligatoriedad de tener una formación adicional, el Certificado de Aptitud Profesional, CAP, obligatorio para todos los conductores de autobús que garantiza que, además de su carné de conducir, han recibido una formación adicional que comprende, entre otros, los conocimientos técnicos del vehículo, la reglamentación específica de transporte de viajeros, la conducción eficiente y la prevención de riesgos laborales. Además de esta formación inicial, cada cinco años tienen que realizar otro curso de formación continua que certifica que siguen manteniendo los conocimientos necesarios.

Por otro lado, en los accidentes hay un factor muy importante con respecto al cinturón de seguridad. Aunque es responsabilidad del conductor o del guía recordar a los pasajeros la obligación de utilizar el cinturón, nadie puede controlar que sea así. En los aviones la tripulación controla que todos los pasajeros lo tienen abrochado durante el despegue y el aterrizaje aunque en caso de accidente las posibilidades de sobrevivir son mínimas. En un accidente de tráfico tener abrochado el cinturón puede salvar vidas con mucha más probabilidad. Parece que puede ser la hora de que esta obligación se pudiera controlar por parte del conductor, así sería posible que con esta medida el número de muertos y heridos en los accidentes de autobuses disminuyera.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Síguenos en las Redes Sociales
Facebook
Twitter
Google Plus
Publicidad